WSJ: Cuba’s Role Behind the Turmoil in Venezuela

Marvinia Jimenez #Cookednews

The bloodshed in Caracas over the past 12 days brings to mind the 2009 Summit of the Americas in Port of Spain, where President Obama greeted Venezuelan dictator Hugo Chávez with a huge grin and a warm handshake. A couple of months later the State Department attempted to force Honduras to reinstall pro-Chávez president Manuel Zelaya, who had been deposed for violating the constitution.

Brows were knitted throughout the Americas. Why did the U.S. president favor the Venezuelan dictator, protégé of Fidel Castro, over Honduras, which still had a rule of law, press freedom and pluralism?

Fast forward to last Wednesday, after four peaceful student-protesters had been confirmed as having been killed by the government’s armed minions. Mr. Obama took notice, pronouncing the brutality “unacceptable.” That must have been comforting to hear amid the gun shots and pummeling on the streets of Caracas.

That same night the government of Nicolás Maduro —Chávez’s handpicked successor—unleashed a wave of terror across the country. According to Venezuelan blogs and Twitter posts, the National Guard and police went on a tear, firing their weapons indiscriminately, beating civilians, raiding suspected student hide-outs, destroying private property and launching tear-gas canisters. Civilian militia on motor bikes added to the mayhem. The reports came from Valencia, Mérida, San Cristóbal, Maracaibo, Puerto Ordaz and elsewhere, as well as the capital.

Venezuela has promised 100,000 barrels of oil per day to Cuba, and in exchange Cuban intelligence runs the Venezuelan state security apparatus. The Cubans clearly are worried about losing the oil if their man in Caracas falls. Opposition leader Leopoldo López, who heads the Popular Will political party, spent several years building a network of young recruits around the country. Last week’s unrest is a testament to that organization, and it is why the 42-year-old Mr. López is now behind bars.

In Ukraine, the European Union has pressured the government to reach a compromise with the opposition. Venezuelans are getting no such help from the neighbors. Only Colombia, Chile and Panama have objected to the crackdown. The rest of the hemisphere doesn’t have even a passing interest in human rights when the violations come from the left. The Organization of American States is supposed to defend civil liberties, but since Chilean Socialist José Miguel Insulza took the OAS helm in 2005, it has earned a disgraceful record as a shill for Cuba.

Venezuelans seeking change face daunting odds. The crowds in the streets of Caracas in recent days have not been significantly bigger than in many prior-year protests, including 2002, when a march in Caracas almost unseated Chávez.

This time the repression has been fierce. Besides injuries and death, hundreds have been detained and it would not be surprising if many are given long sentences. Mr. Maduro needs scapegoats for the violence he unleashed. Iván Simonovis, the former head of the Caracas Metropolitan Police, has been a political prisoner since 2004. Chávez made him take the fall for the 17 people killed in the April 2002 uprising even though video evidence points to chavista snipers. Photos of the once-fit policeman, frail and gravely ill from the inhuman circumstances of his long incarceration, are chilling.

Another problem is the division within the opposition. The governor of the state of Miranda, Henrique Capriles, represented a broad coalition of anti-chavista parties when he ran for president in 2013. But when he conceded to Mr. Maduro amid strong evidence that the election had been stolen, Mr. López and other members of the opposition broke with Capriles supporters.

Students have also been hamstrung by a communications blockade. The government controls all Venezuelan television and radio airwaves. When the violence broke out, it forced satellite providers to drop the Colombian NTN channel. Internet service has been cut in many places.

Getting the very poor on board for a regime change is a challenge. Some still see chavismo as their government, even if they have no love for Mr. Maduro and suffer from high inflation. Others don’t dare speak out, for fear of losing state jobs or their lives. The barrios are terrorized by the chavista militia.

Mr. Maduro says he will use every weapon to quell the unrest. On Friday afternoon the son of a Venezuelan friend sent me photos from Caracas of troops massing at the Francisco de Miranda air base in the middle of the city. The Cuban-backed Venezuelan high command, Cuban intelligence (the country is thick with agents) and plainclothes militia will play rough.

On the other hand, the government is bankrupt, and food and other shortages will get worse. Mr. Maduro may pacify Caracas, but food is harder to find in the interior of the country than in the capital. It is there that the fires of rebellion, burning for the first time under chavismo, might race out of control. Many army officers come from lower-middle-class families, and it is not clear that they will stand by and watch large numbers of civilians being slaughtered. Many resent the Cuban occupation.

What comes next is hard to predict. But no one should underestimate Cuba‘s comparative advantage: repression.

#Venezuela #Cuba #Cookednews

Advertisements

Human Rights Watch condena abusos, persecución política y censura en Venezuela

¡Que lo sepa el mundo entero! ¡COMPÁRTELO! #Cookednews

(Nueva York).- Miembros de las fuerzas de seguridad venezolanas han empleado fuerza ilegítimamente y cometiendo excesos contra manifestantes en múltiples ocasiones desde el 12 de febrero de 2014, lo cual incluyó golpizas a detenidos y disparar a multitudes que no estaban armadas, señaló hoy Human Rights Watch.

El gobierno ha censurado a medios de noticias al interrumpir la señal de un canal de televisión por cable y amenazar con perseguir penalmente a medios de comunicación privados por informar sobre los sucesos violentos. El Presidente Nicolás Maduro anunció el 20 de febrero que había comenzado el procedimiento para sacar del aire a CNN en Venezuela y según informó un sindicato de trabajadores de la prensa el 21 de febrero, el gobierno ya habría quitado las credenciales a la corresponsal de CNN en Caracas. Periodistas y defensores de derechos humanos denunciaron haber sufrido actos de violencia e intimidación por parte de agentes o partidarios del gobierno.

‘El gobierno venezolano ha adoptado abiertamente las tácticas habituales de los regímenes autoritarios, y ha encarcelado a opositores, censurado medios de comunicación e intimidado a la sociedad civil”, expresó José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch.

Al menos 3 manifestantes murieron por heridas de bala y decenas han sufrido heridas desde el 12 de febrero.

El gobierno de Maduro ha señalado a líderes de oposición como responsables de la violencia. Leopoldo López, una de las más prominentes figuras de la oposición, fue arrestado el 18 de febrero de 2014 y la justicia dispuso su prisión preventiva el 20 de febrero. También se libró una orden de captura contra Carlos Vecchio, otro líder del partido político de López, según reportes de prensa. El gobierno aún no ha presentado evidencias creíbles que vinculen estos hombres con la comisión de delitos.

Varios gobiernos de América Latina, incluidos Argentina, Bolivia, Cuba y Ecuador, al igual que aliados internacionales como Siria e Irán, han expresado su apoyo al gobierno de Maduro y repudiado los acontecimientos que el gobierno califica de intentos por desestabilizar al país.

‘Todos aquellos líderes genuinamente interesados en la defensa de los principios democráticos en Venezuela deberían enviar un mensaje claro de que estas prácticas autoritarias son inadmisibles’, comentó Vivanco.

Las conclusiones de Human Rights Watch sobre los acontecimientos recientes en Venezuela se describen con mayor detalle al final de este comunicado de prensa.

Uso excesivo de la fuerza contra manifestantes

Human Rights Watch ha recibido múltiples denuncias serias de defensores locales de derechos humanos que indican que miembros de las fuerzas de seguridad venezolanas, en particular la Guardia Nacional Bolivariana, han golpeado o disparado a manifestantes que no estaban armados desde el 12 de febrero, tanto en Caracas como en otras partes del país.

Un video publicado en Internet por el periódico Últimas Noticias muestra imágenes tomadas en Caracas de policías uniformados y hombres de civil que parecen disparar municiones contra manifestantes que intentan escapar del lugar, entre ellos el joven de 24 años Bassil Da Costa, quien fue captado en el momento preciso en que su cuerpo cae al piso tras sufrir una herida de bala fatal en la cabeza.

El uso de municiones por las fuerzas de seguridad solamente resultaría lícito según el derecho internacional cuando esté dirigido a actores que representen un riesgo inminente para la vida o la integridad de miembros de las fuerzas de seguridad o terceros. Existen grabaciones de video donde se evidencia que manifestantes opuestos al gobierno participan en actos de violencia y vandalismo, como arrojar piedras a policías. Sin embargo, el gobierno no ha mostrado —ni tampoco Human Rights Watch pudo encontrar luego de revisar decenas de videos publicados en línea— imágenes donde se vea a manifestantes opositores que lleven armas de fuego o empleen fuerza letal contra miembros de las fuerzas de seguridad o terceros.

Todas las versiones disponibles de testigos presenciales indican que la gran mayoría de los manifestantes actuaron de manera pacífica, y que quienes cometieron actos de violencia o vandalismo no llevaban armas de fuego ni utilizaron la fuerza letal contra las fuerzas de seguridad ni terceros.

Diversos defensores locales de derechos humanos también denunciaron que muchos manifestantes han sufrido abusos mientras estuvieron detenidos a disposición de las fuerzas de seguridad. El Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello examinó más de 90 casos de manifestantes detenidos, entrevistando tanto a los detenidos como a sus familiares, y determinó que muchos habían sufrido abuso físico o amenazas de golpizas o violación sexual por parte de miembros de las fuerzas de seguridad. La mayoría permanecieron incomunicados y no fueron llevados ante un juez dentro del plazo de 48 horas exigido por la ley.

Todos los manifestantes que hayan participado en violencia o vandalismo deberían rendir cuentas por sus actos, pero en ningún caso es admisible ni lícito que se dispare a personas que no están armadas o se golpee a quienes han sido detenidos.

La respuesta del gobierno

La respuesta inmediata del gobierno de Maduro a la violencia del 12 de febrero fue señalar como responsables a Leopoldo López y otros líderes de oposición. El Vicepresidente Elías Jaua declaró que López era el ‘autor intelectual’ de los asesinatos, y muy poco después un juez dispuso su detención. El gobierno no ha difundido evidencias creíbles para justificar estos señalamientos.

Según reportes de prensa, López se encuentra en prisión preventiva mientras la fiscalía determina si existen pruebas suficientes para acusarlo por diversos delitos, incluido el de ‘instigación a delinquir’ y el de ‘asociación’. La Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo define de manera muy poco precisa al delito de ‘asociación’ como ‘formar’ parte de un grupo de delincuencia organizada’, y prevé para este una pena de hasta 10 años de prisión.

También Vecchio está siendo investigado por su presunta responsabilidad en estos delitos, conforme se indicó en los medios. El 20 de febrero, según la prensa, grupos afines al gobierno pidieron a la Asamblea Nacional que levantara la inmunidad parlamentaria de María Corina Machado, una integrante de ese órgano legislativo que mantiene una postura abiertamente crítica frente al gobierno.

El 16 de febrero, después de que Últimas Noticias publicara el video de los disparos contra manifestantes, el Presidente Maduro declaró en cadena nacional que miembros de la policía de inteligencia (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, Sebin) que se ven en el video no habían respetado su instrucción de acuartelarse el día en que ocurrieron los disparos. El 17 de febrero, según reportes de prensa, un miembro de la policía de inteligencia fue detenido por participar en los eventos del 12 de febrero y el gobierno destituyó al director de esta fuerza. El gobierno no ha indicado que miembros de la policía de inteligencia u otras fuerzas de seguridad estén siendo investigados por abusos contra civiles.

El 18 de febrero, según trascendió en los medios, la Fiscalía General de la República identificó a Jonathan Rodríguez como uno de los hombres no uniformados en el video de Últimas Noticias e indicó que era sospechoso en dos de las muertes por disparos ocurridas el 12 de febrero. En ese momento, las autoridades aún no habían determinado si era miembro de las fuerzas de seguridad del Estado.

En el video, ninguno de los policías uniformados o guardias nacionales que aparecen en la vía pública próximos a Rodríguez intentó detenerlo cuando disparó su arma, ni impedir que se retire luego de haber disparado.

Grupos de civiles armados afines al gobierno

La organización local de derechos humanos Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) ha documentado evidencias de que el gobierno de Venezuela ha tolerado y estimulado la presencia de grupos de civiles armados en el país. Estos grupos han intimidado a manifestantes y promovido incidentes violentos durante manifestaciones en distintas regiones del país desde el 12 de febrero, según indica la organización de derechos humanos.

El Presidente Maduro expresó el 15 de febrero que no ‘acept[a] grupos violentos en el campo del chavismo y la Revolución‘ y que solamente las Fuerzas Armadas deberían portar armas de fuego. A pesar de que estos grupos armados de civiles han operado abiertamente durante años, el gobierno no ha adoptado medidas efectivas para desarmarlos.

Según diversos medios, el 18 de febrero ocho manifestantes recibieron disparos, una de ellos con consecuencias fatales, cuando un grupo de hombres vestidos de civil que se trasladaban en motocicletas abrieron fuego contra una manifestación en Valencia.

Defensores de derechos humanos

También diversos defensores de derechos humanos venezolanos han informado actos de intimidación y violencia. Inti Rodríguez, coordinador de medios de Provea, dijo a Human Rights Watch que en la noche del 12 de febrero, cuando salía de su oficina, fue secuestrado por aproximadamente 20 hombres vestidos de negro que tenían el rostro cubierto. Según indicó, fue trasladado en una motocicleta sin placas hasta una zona de Caracas que presuntamente es controlada por grupos armados afines al gobierno. Rodríguez dijo que los hombres lo retuvieron durante dos horas, lo golpearon, amenazaron con matarlo y lo interrogaron acerca del trabajo de derechos humanos que lleva a cabo en Provea. Señaló que los hombres no se identificaron en ningún momento, pero Rodríguez notó que el líder del grupo empleaba lenguaje policial y escuchó conversaciones que sugerían que los hombres estaban en contacto con fuerzas de seguridad.

El 13 de febrero, el Ministro del Interior y Justicia Manuel Rodríguez Torres acusó a Humberto Prado, director del Observatorio Venezolano de Prisiones, una organización no gubernamental local que monitorea las condiciones penitenciarias en el país, de organizar un plan para ‘generar ingobernabilidad en todas las cárceles del país y potenciar la matriz de violencia…’. El Ministro Rodríguez Torres afirmó que los sucesos violentos del 12 de febrero fueron el resultado de planes orquestados durante 2012 por Prado y ‘bandas fascistas’ con el propósito de ‘llevar a Venezuela a una guerra civil’.

No es la primera vez que funcionarios gubernamentales procuran desacreditar a Prado acusándolo de intentar socavar la democracia venezolana. Luego de que Prado criticara en junio de 2011 la actuación del gobierno durante un motín en una prisión venezolana, el entonces ministro de justicia lo acusó de intentar ‘desestabilizar el sistema penitenciario’ y el vicepresidente en ese momento afirmó que la crítica era parte de una estrategia para ‘desestabilizar el país’.

Ataques contra periodistas

Diversos periodistas que informaron sobre las protestas y los hechos de violencia relacionados han señalado haber sido detenidos y agredidos físicamente por miembros de fuerzas de seguridad y manifestantes afines al gobierno desde el 12 de febrero. Espacio Público, una organización no gubernamental que monitorea la libertad de prensa en Venezuela, ha documentado 17 casos de periodistas que fueron detenidos, agredidos o ambos entre el 12 y el 16 de febrero. Entre estos se incluyen:

  • Rafael Hernández, fotógrafo de la revista Exceso, quien señaló haber sido detenido por miembros del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) el 12 de febrero, luego de tomar una fotografía de un policía mientras golpeaba a una mujer. Hernández fue retenido durante nueve horas y golpeado en varias oportunidades por agentes del CICPC, informó Espacio Público. Su cámara fue confiscada por la policía.
  • Juan Pablo Bieri, periodista colombiano del canal de noticias Red Más Noticias informó haber sido detenido por la Guardia Nacional el 16 de febrero y retenido durante una hora dentro de un vehículo militar, donde fue interrogado y golpeado.
  • Mariana Cadenas, reportera de la agencia internacional de noticias Agence France-Press, indicó a Human Rights Watch que el 12 de febrero un hombre con vestimenta roja le quitó su cámara, en la cual había registrado imágenes de manifestantes mientras eran detenidos y golpeados. El hombre, y otras 10 personas que lo acompañaban, gritaron a la periodista calificativos como ‘fascista’ y ‘golpista’. Dijo que aproximadamente 40 miembros de la Guardia Nacional que se encontraban a unos 30 metros de distancia presenciaron el incidente pero no intervinieron. Cuando les pidió ayuda, uno de ellos se negó, y otro dijo: ‘¿Ustedes no sabían a lo que se iban a enfrentar?’.

Censura de medios de noticias

El 11 de febrero, William Castillo, director de CONATEL, el órgano del Estado que regula a los medios de transmisión, advirtió a los medios de comunicación que la cobertura de incidentes violentos podía importar una violación de la Ley de Responsabilidad Social. Castillo hizo referencia al artículo 27 de la ley, que fue sancionada por la Asamblea Nacional chavista en 2004 y luego reformada en 2010. El artículo otorga al gobierno amplias facultades para sancionar a medios privados que difundan contenidos que, a criterio del gobierno, ‘fomenten zozobra en la ciudadanía o alteren el orden público’, ‘desconozcan a las autoridades legítimamente constituidas’ o ‘inciten o promuevan el odio y la intolerancia por razones religiosas [o] políticas’.

El 12 de febrero, el gobierno dispuso que los proveedores de televisión por cable del país dejaran de transmitir el canal internacional de noticias NTN 24. El Presidente Maduro indicó al día siguiente que la orden había sido una ‘decisión de estado’ en respuesta a la difusión de las protestas por el canal, por considerar que procuró ‘transmitir la zozobra de un intento de golpe’.

El 13 de febrero, el Presidente Maduro dio instrucciones a su Ministra de Comunicaciones e Información Delcy Rodríguez para que ‘tomar[a] medidas’ contra corresponsales de Agence France-Press por haber ‘distorsionado la verdad de los acontecimientos ocurridos el miércoles 12 de febrero’.

El 15 de febrero, el gobierno venezolano limitó la posibilidad de que los usuarios de Twitter obtuvieran imágenes, conforme señaló un representante de Twitter, Inc. a Bloomberg News.

El 16 de febrero, la Ministra Rodríguez señaló que en la prensa nacional e internacional se habían publicado ‘fotografías manipuladas’ en el marco de la cobertura de la violencia, que esto constituía un delito y que el gobierno ‘tomará acciones judiciales’. Los ejemplos que ofreció incluían el uso de una fotografía de Egipto en un blog del periódico español ABC y el uso de una fotografía de 2010 en un mensaje de Twitter del periódico venezolano Tal Cual para representar los acontecimientos actuales en Venezuela. La ministra también se refirió al uso en el periódico argentino Clarín y el periódico chileno El Mercurio de una imagen de dos policías venezolanos frente a un automóvil en llamas, la cual reconoció que había sido tomada durante las actuales protestas pero, según afirmó, generaban una falsa impresión con respecto a la actuación de los agentes.

El 20 de febrero, el Presidente Maduro anunció que su gobierno había iniciado un proceso administrativo para terminar con la transmisión del canal internacional CNN en Venezuela por la cobertura que realizó de las protestas y la violencia. El 21 de febrero, un sindicato de trabajadores de la prensa reportó que el gobierno había cancelado las credenciales de la corresponsal de CNN en Caracas.

#Cookednews#DicataturaVe#Venezuela#venezuelanoestasola

Formula 1: a Valencia Alonso vince il Gran Prix d’Europa

Presente passato e futuro si incontrano sul podio del al Gp d’Europa, sul circuito di Valencia, dove è lo spagnolo idolo di casa Fernando Alonso a conquistare la vittoria nell’ottava prova del Mondiale di Formula Uno. Il ferrarista resiste ad un vero e proprio ‘giro della morte’, precedendo al traguardo Raikkonen e Schumacher (al primo podio dal suo ritorno nel circus).

Il poleman Vettel deve ritirarsi dopo 34 giri per un problema al motore della sua Red Bull quando era saldamente al comando della gara, mentre negli ultimi giri finiscono out anche Grosjean in coda allo spagnolo e Hamilton, avversario diretto nel Mondiale.

Ancora sfortuna per Felipe Massa, che chiude ritirandosi a due giri dal termine dopo un contatto che ne pregiudica la rimonta. Ora Alonso guida il Mondiale piloti con 111 punti, venti di vantaggio su Webber, a 91.

La gara comincia all’insegna di Sebastian Vettel. Il tedesco, che partiva dalla pole position, scatta al via e fa il vuoto dietro di sè; Grosjean ha un buono spunto e sorpassa Hamilton, mentre Alonso recupera nell’arco di venti giri dall’undicesima fino alla quarta posizione. Al 35esimo giro entra la Safety Car per un incidente tra Vergne e Kovalainen, che di fatto annulla i 20 secondi di vantaggio di Vettel sugli avversari: proprio nel pit stop di quel giro errore nel box McLaren per Hamilton, che rientra in pista in quarta posizione, dietro ad Alonso.

E’ un nuovo grande trionfo quello del ferrarista Fernando Alonso, vincitore nel Gran Premio d’Europa sul circuito semicittadino di Valencia. Sul gradino più alto del podio davanti alla Lotus di Raikkonen e al 43enne Michael Schumacher, alla guida della sua Mercedes. Solo quarta la Red Bull di Mark Webber, che ha precedito la Force India di Nico Hulkenberg e la Mercedes di Nico Rosberg.

Tra i classificati nella top ten, la Force India di Paul Di Resta che ha preceduto la McLaren di Jenson Button e la Sauber di Sergio Perez insieme alla Williams di Pastor Maldonado.

La vittoria porta Alonso in testa al mondiale con ben 111 punti, staccando Mark Webber, 91 punti, Lewis Hamilton e Sebasian Vettel, fermi a 88 e 85 punti.

Due i ritiri in gara, il primo per Sebastian vette al 33esimo giro a causa di un guasto tecnico, mentre era in testa alla gara, dopo essere partito in pole position. ‘Pessimo risultato, è stata propria una merda ma non posso fare ormai più niente’, ha commentato il campione del mondo della Red Bull ai microfoni della Rai.

Un’uscita che ha permesso ad Alonso di portarsi in testa, dopo aver recuperato ben undici posizioni.

Ancora un indicente è avvenuto all’ultimo giro ed è costato l’uscita di gara di Lewis Hamilton, dopo un contatto con Maldonado. Visibilmente arrabbiato, Hamilton ha più volte colpito il volante, per poi scagliarlo lontano dalla sua vettura.

 Per Fernando Alonso ‘E’ difficile esprimere con le parole quello che sento ora. Vincere a casa – spiega lo spagnolo – è qualche cosa di speciale’.

Nella sua carriera, il pilota di Maranello ha vinto solo una volta in terra spagnola: ‘Ho avuto l’opportunità di vincere in casa a Barcellona con la Renault nel 2006 e ricordo con piacere quella vittoria. Questa è la migliore vittoria ottenuta e nulla la può pareggiare’.

Il ferrarista ha fermato la monoposto in pista al termine della gara, ma nessun caso: ‘Abbiamo avuto un problema con la macchina e mi sono fermato in pista nel posto giusto, vicino alle tribune più grandi –  ha detto il pilota durante l’incontro con la stampa subito dopo la vittoria – è una sensazione molto forte e lo hanno apprezzato tutti’.

Lo spagnolo è l’unico pilota ad avere vinto due gare in stagione: ‘La Formula Uno è così, i risultati sono sempre imprevedibili ed è lo sport che è così, significa avere alti e bassi. Ieri in qualifica è stato un momento difficile, ma oggi è stata una corsa veramente incredibile. Mi sono anche toccato con Grosjean, sono quei casi in cui tutto può andare per il verso sbagliato o portarti a vincere come è successo oggi’.

Fra due settimane il prossimo circuito: il 6, 7 e l’8 luglio si correrà a Silverstone, in Inghilterra, il Santander British Grand Prix. Dopo Germania, Ungheria e Belgio, tocca all’Italia il 7, 8 e 9 settembre nel circuito di Monza.

http://www.formula1.com/

Blog at WordPress.com.